Dispareunia

Dispareunia

Cuando aparece un intenso dolor (recurrente y persistente) antes, durante o después de la relación sexual, podemos hablar de dispareunia.

En algunos casos, este dolor puede deberse a problemas orgánicos, por ello es importante realizar una consulta con un ginecólogo de confianza, quién se encargará de evaluar exhaustivamente a la paciente.

Habiendo sido descartadas las posibles causas físicas, hay que pensar que esta disfunción tiene un origen psicológico y debe ser tratada con terapia sexual. Probablemente exista una inadecuada estimulación clitoridiana y falta de lubricación, fundamentales para lograr una penetración. Son recomendadas las técnicas de desensibilización y focalización sensorial I, que serán dadas por el terapeuta en el momento adecuado.

Menopausia ¿Fin de la vida sexual?

Menopausia ¿Fin de la vida sexual?

Este mito nos ha perseguido durante mucho tiempo, y aún, hay quienes todavía siguen creyendo en él. La sexualidad atraviesa toda la vida de la mujer, NO termina con la menopausia, sino que se RENUEVA. La menopausia, es una etapa del desarrollo como tantas otras en la vida de una mujer.  Menopausia significa “pausa en la menstruación” e indica el final de la fase reproductiva de la mujer.  ¿Cuáles son los síntomas?

-Atrasos o adelantos de la menstruación -Diferencias en su caudal y duración, acompañado por molestias -Los famosos “calores, o sofocos” -Irritabilidad -Insomnio -Depresión y ansiedad hasta llegar a la ausencia total de la menstruación.

Se puede presentar alguna dificultad sexual por la disminución del nivel estrogénico, lo que puede causar sequedad vaginal (dificultando el coito). En algunas mujeres se manifiesta una disminución del deseo sexual, por la misma causa.  No obstante… La creencia de que el amor y la sexualidad son patrimonio exclusivo de la juventud, afortunadamente ya está quedando atrás. Los estudios realizados en Sexología demuestran que no existe un cese de la sexualidad en el climaterio o menopausia, especialmente en el caso de la mujer. Muy por el contrario, es en esta etapa donde las ventajas son para ella, ya que el hombre puede ver declinar su potencia erectiva por el proceso de envejecimiento que no afecta la capacidad de goce de la mujer, sino todo lo contrario.  Algunas mujeres menopáusicas manifiestan sentir mayor placer o ver incrementada su líbido a niveles superiores que antes de la misma. En estos casos, suele ocurrir que habiendo desaparecido el miedo a un embarazo, las relaciones sexuales son vividas con mayor libertad.  Otro factor que incide en este fenómeno es que a medida que transcurre el tiempo, muchas mujeres manifiestan sentirse más dueñas de su goce porque van perdiendo los prejuicios con los que han sido educadas.  La partida de los hijos en otros casos tiene un efecto afrodisíaco, ya que los lazos de la pareja se consolidan al sentirse más dueños de su tiempo y del espacio físico. En estas situaciones, es habitual que se incrementen los reencuentros en mayor cantidad de salidas o viajes de placer.  ¿Por qué algunas mujeres no tienen la capacidad de atravesar esta etapa de manera positiva?  Todas las mujeres que han tenido conflictos con la sexualidad en etapas anteriores, o con sus vínculos psico-afectivos, serán las que presenten todos o algunos de los síntomas mencionados . En estos casos, se aconseja el apoyo de los profesionales capaces de reestablecer un equilibrio saludable.  En cambio aquellas mujeres, que han vivido sin conflictos su sexualidad, con naturalidad , que se sienten plenas, sin traumas ni perturbaciones, atraviesan esta etapa del desarrollo con una capacidad de adaptación que les va a permitir seguir disfrutando de la misma, e incluso enriquecerla.

Punto G femenino

Punto G femenino

Intentando poner un punto final al famoso tema, en el diario Clarín salió publicado un artículo sobre: “Otro capítulo para la polémica: una enfermera inventó el punto G”, en contraposición al ginecólogo alemán Grafenberg, quién habría descubierto esta zona en la década del ´50. Existen, a mi modo de ver la sexualidad, dos puntos fundamentales en la respuesta sexual femenina. Uno es el “PUNTO EXACTO”, de fácil ubicación (parte superior de la vulva), pequeño, redondeado, y que llamamos clítoris. Todas las mujeres lo tienen, exactamente en el mismo lugar, varía el tamaño en mm de mujer a mujer. Otro y el más importante de todos, es el “PUNTO CLAVE” que es distinto en cada mujer y que no aparece en ningún libro. No tiene una localización particular, son las zonas erógenas, es el clítoris, es su estado de ánimo, es el momento, la temperatura climática, su seguridad emocional, su cuerpo, sus hormonas, su cerebro, el coequiper y también el famoso punto G, si te gusta llamarlo así. El placer tiene muchas formas y colores y de ello depende la calidad del orgasmo femenino, que siempre son distintos, pero todos, TODOS son a través del clítoris (directa e indirectamente). Por lo tanto el famoso punto G “entendido como sector particular de la vagina para desencadenar un orgasmo VAGINAL con su sola estimulación”, es un invento más, pero que en definitiva sirve para que la mujer siga explorando su cuerpo y encontrando nuevas zona de placer que son determinantes para el orgasmo.

Hipersexualidad

Hipersexualidad

Algunas personas sienten deseos sexuales todos los días, otras tres veces por semana, otras los sábados o días festivos y las menos, cada cuatro años o a cada rato…

(más…)